RUTA EN MOTO POR ESPAÑA: CUENCA (1 de 3)

Cuenca en un día.

Nos lanzamos a la carretera para estrenar nuestro nuevo juguete (realmente el juguete de Rubén), una Triumph Bonneville T120 Black.


Triumph Bonneville T120 Black

El destino escogido fueron las Castillas. Hacía mucho tiempo que yo personalmente les tenía ganas, así que pusimos rumbo a Cuenca, nuestro primer destino. Salimos desde Barcelona, dirección Tarragona para posteriormente coger la N-420 dirección Alcañiz y Teruel. No es fácil ni rápido llegar a Cuenca, así que, ya que el camino iba a ser largo, preferimos hacerlo con calma por carretera.


Cuenca es una ciudad pequeña, por lo que podréis ver todo lo imprescindible en un solo día.


Cuenca

Nuestra primera parada fue la Catedral de Cuenca, icono de la Edad Media en España. 



Catedral de Cuenca

Pese que la Catedral no abre hasta las 10h, cuando llegamos la puerta estaba abierta. Así que preguntamos a unas señoras que estaban limpiando si podíamos pasar, y nos dejaron entrar. De modo que sin saberlo ni quererlo nos ahorramos los 4.80€ que cuesta la entrada individual, o los 6.30€ que cuesta la entrada combinada con acceso al Triforio.


El interior de la catedral merece mucho la pena, y su fachada exterior cautiva a cualquiera. Así que hubiésemos pagado muy gustosamente la entrada. No os la perdáis.






Interior Catedral de Cuenca

Visita la Catedral de Cuenca

La Catedral está sitiada en la Plaza Mayor, la cual alberga algunas terrazas, así como tiendas de souvenirs. Sus casas de colores, junto con la Catedral, el Ayuntamiento y el Convento de las Petras la convierten en un lugar excepcional donde pasear y encontrar un lugar donde comer. 



Plaza Mayor Cuenca

Tras visitar la Catedral, pusimos rumbo al icono indiscutible de Cuenca, “Las Casas colgadas” (siglo XV). Y que queréis que os diga, ¡nos decepcionaron un poco!



Las Casas colgadas

Actualmente tres de estas construcciones medievales de época se pueden visitar. Y si bien es cierto que tiene un cierto encanto la manera como están gravitando, nos dejaron un poco indiferente. Hay tantos otros lugares más llamativos y sorprendentes en muchos pueblos de España, que podemos confirmar que su reputación no les precede.



Vecindario Casas colgadas


Las Casas colgadas Cuenca

Bordeamos el camino del río, hasta llegar al puente de San Pablo para cruzarlo.

Originalmente existía un puente de piedra construido entre 1533-1589, el cual en 1902 dio paso al actual.






puente de San Pablo

Desde el puente podréis disparar las mejores fotografías de las casas colgadas, así como obtener una excelente panorámica de Cuenca.

Tras cruzar el puente, a muy pocos metros encontraréis el Parador de Cuenca, situado en un enclave de ensueño, la Hoz del Huécar. El acceso es exclusivo para los clientes, pero desde la entrada podréis tomar una magnífica instantánea. Como dato comentar que el Parador anteriormente fue un convento.



Parador de Cuenca

Tras visitar el Parador, deshicimos el camino y pusimos rumbo a visitar las ruinas del Castillo de Cuenca.

No sin antes visitar la preciosa puerta y la cruz de la pared lateral que alberga el Palacio Episcopal, así como también la Iglesia de El Salvador, y su torre de estilo neogótico (la entrada cuesta 1€).

Actualmente únicamente se conserva un pequeño trozo de la muralla, así como el Arco Bezudo del Castilla. A través de unas escaleras podréis subir a ella. En su origen fue una fortaleza árabe hasta que la conquistó Alfonso VIII en el siglo XII. Hay que tener mucha imaginación para proyectar la imagen de un castillo a partir de las ruinas.

Y para finalizar nuestra visita por cuenca cogimos la moto y nos dirigimos al mirador de Cuenca. Desde allí podréis contemplar esta preciosa ciudad tranquilamente mientras disfrutáis de las vistas y del silencio.



mirador de Cuenca

Algunas recomendaciones:

Dónde dormir:
nosotros nos alojamos en el Hotel Exe Cuenca (4 estrellas), a la entrada de la ciudad. Alojamiento perfecto si se viene con vehículo propio, ya que está lejos del centro y casco antiguo.


Dónde comer: Restaurante Candela. Excelente relación calidad-precio. Cocina moderna, de fusión, hecha con mimo y mucho gusto. El concepto del restaurante son platos para compartir, aunque ofrecen la posibilidad de hacer medias raciones de algunos platos. Nosotros nos decantamos por la ensalada de ventresca, foie y croquetas de bacalao (todo medias raciones). De postre brownie de chocolate blanco y milhojas de pera. Todo estaba delicioso, en especial destacar el foie; sublime. Si vas a Cuenca es una parada obligatoria, que se sale de toda la sobre saturación de restaurantes ultra tradicionales de tapeo castellano que hay por el centro.


Restaurante Candela Restaurante Candela Cuenca


Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.