3 DÍAS EN VARANASI. LA CIUDAD CONSTRUIDA PARA SHIVA

Viaje a la India. Visitando Varanasi.

Procedentes de Khajuraho, y tras 11 horas de trayecto en tren llegamos a Varanasi. Nuestra última parada en la India.


Ganges

Intensamente. Esta ciudad ubicada a orillas del río Ganges consiguió llevarnos al límite y experimentar sentimientos desconocidos hasta el momento, sacando lo mejor y lo peor de nosotros.


Caos. Esta es la palabra que define Varanasi. Bullicio, ruido, olores y ajetreo se entremezclan con espiritualidad y karma. Un coctel explosivo que te sacude cuerpo y alma.


Varanasi

Para el hinduismo, es la ciudad más antigua del universo. Para las guías de viaje, una parada obligatoria. Para nosotros, un reto y una contradicción incesante.

Pese a que cuando organizamos nuestro viaje teníamos previsto pasar un día y medio en Varanasi, y continuar nuestras andanzas hasta Bodgaya, esta ciudad nos atrapó los pies y el alma sintiendo la certeza absoluta que nuestra última imagen de la India sería de Varanasi.

Nuestra primera toma de contacto con esta increíble ciudad fue la ceremonia de la puja al anochecer. La puja en honor a la Madre Ganga y se celebra todos los días al ponerse el sol en varios ghats a lo largo del Ganges. Nosotros nos acercamos hasta el ghat Dasaswamedh, donde el número de turistas que presencian la ceremonia desde barcas en el río era enorme. Nosotros pudimos tener acceso a una azotea (previo pago de unas rupias) y presenciamos el ritual de algo más de una hora de duración perfectamente. Es una visita imprescindible, sin lugar a dudas.







Ghat en Varanasi

Madre Ganga

Dasaswamedh

Pobreza en Varanasi

El día siguiente nos lo tomamos con calma. Pues pese a que Varanasi es una ciudad frenética algo nos decía que teníamos que ir despacio y tranquilos.

Preguntamos en el hotel sobre la posibilidad de ver el amanecer desde una barca, pero nos comentaron que las condiciones meteorológicas no eran las adecuadas y que no podríamos tener el honor de poder vivir esta experiencia.

Así que dimos un paseo por varios de los ghat repartidos por la ciudad, callejeando y perdiéndonos por sus calles. Viviendo cada segundo intensamente y reteniendo en la retina el máximo de imágenes posibles.



Visitando ghats de Varanasi

Callejeando por Varanasi

Ruta por Varanasi

A continuación nos dirigimos a presenciar las cremaciones. Pese a que puede parecer algo macabra es parte de la energía del lugar, es parte de la realidad de India, y hay que verlo para tratar de comprenderlo. Siempre con respeto, por supuesto.

Y aunque pueda parecer que este día apenas hicimos nada, la carga emocional que experimentamos nos dejó exhaustos para el resto del día.



Vecino de Varanasi

Solo en la India...

Precariedad en la India

Por ello, y convertido ya en una tradición siempre que viajamos, nos regalamos nuestro primer y merecido masaje ayurvera en la India. ¡Qué maravilla!

Nos alojamos en la zona “alta” de la ciudad, en la que se concentran los hoteles de 4 y 5 estrellas. Durante nuestro periplo por la India no nos habíamos permitido ningún lujo en cuanto a alojamientos, y como necesitamos descansar en condiciones tiramos la casa por la ventana y nos decidimos alojar en el Hotel Costa River.



Muy cerca a este se encuentra el único centro comercial con el único McDonalds que vimos en todo nuestro viaje. Así que después de comer comida hindú durante 15 días seguidos le hincamos el diente a una hamburguesa de pollo que nos supo a gloria. Además curioseamos un poco cómo son las tiendas, supermercados y tiendas modernas de los primeros centros comerciales que asoman la cabeza en la India.



McDonalds en Varanasi

Supermercado Varanasi

Otro día nuevo empezaba en Varanasi, y lo comenzamos paseando por el campus de la Universidad Hindú de Varanasi. El 4 de febrero de 1916, durante la inauguración de la Universidad, Mahatma Gandhi pronunció un celebrado discurso en el que reclamaba una lengua propia para India. La Universidad es un oasis y pulmón verde dentro de la ciudad. Repleto de jardines podréis encontrar un cierto orden que os dará oxígeno para seguir descubriendo esta maravillosa ciudad.

Tras la visita a la Universidad nos dirigimos al Templo de los Monos. Dedicado a la diosa Durga, este templo es llamado así por la cantidad de monos que corretean por él. Es un templo meramente hindú por lo que la entrada a los turistas está prohibida, así que nos conformamos con visitarlo desde fuera.

Y por último visitamos al Templo de Vishwanath. Se trata del templo más importante de Varanasi, ya que en él se encuentra uno de los doce jyotirlingas (lingam natural, no construido por los humanos) que se reparten en el territorio indio. Conocido por los turistas como Golden Temple debido a sus cúpulas recubiertas por 750 kilos de oro puro, de él se dice que tiene más de mil años de antigüedad, aunque ha sido destruido y reedificado varias veces a lo largo de su historia. El recinto es bastante pequeño por lo que se ve muy rápido.

Y nuestra estancia en Varanasi y en la India había llegado a su fin. Tomaríamos un vuelo que nos llevaría a pasar nuestras últimas horas en Delhi antes de regresar a España.



Varanasi  La India

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.