RUTA EN COCHE POR LA AQUITANIA (3 de 4)

Bergerac y Sarlat la Canéda.

Tras visitar Saint-Emilion, nuestro próximo destino en la lista era Sarlat la Canéda. No obstante, en el mapa habíamos visto que a medio camino se encontraba Bergerac (Dordogne), y como la leyenda que rodea a este nombre es mundialmente conocida, no nos pudimos resistir a hacer un alto en el camino.
Aparcamos el coche muy cerquita de la Eglise Notre-Dame, por lo que la primera visita era obligatoria. La iglesia no tiene nada especial, únicamente destacaría su torre, la cual se hace visible desde cualquier punto de Bergerac.


Eglise Notre-Dame

A continuación, callejeamos por el casco antiguo hasta llegar a la plaza de la Pélissière, en la que se encuentra la iglesia Saint Jacques, antigua parada en el camino de Santiago, y el claustro de los “Récollets”, hoy en día es una casa de vinos. En esta plaza también se encuentra una de las estatuas de Cirano de Bergerac rodeada de turistas haciéndole fotos. Y nosotros, ¡no podíamos ser menos!



Cirano de Bergerac

Como la tarde se nos echaba encima, y más o menos, ya habíamos visto lo más significativo de Bergerac, pusimos rumbo a Sarlat la Canéda.

En Sarlat la Canéda nos alojamos en el Bed & Breakfast Chambres d'hôtes B&B Le Casse Noix. La estancia hubiera sido de 10 si tuvieran calefacción. Pese a que en la descripción de la casa indicaban que sí que había, cuando llegamos únicamente había un calefactor, que ni encendido estaba. Por lo que hacía un frío que pelaba. Si no hubiera sido por esto, la estancia hubiera sido perfecta, ya que los dueños de la casa, una pareja italiana, eran super agradables y nos prepararon un desayuno para chuparse los dedos. 


Relamiéndonos los dedos, pusimos rumbo al casco histórico de Sarlat la Canéda, el cual fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, además de estar incluido en la categoría de Villes et pays d'art et d'historie (Ciudad del Arte e Historia).


casco histórico de Sarlat la Canéda

En seguida llegamos a la Place de Peyrou, plaza en la que se encuentra la catedral de Saint Sacerdos (1317), lugar en la que en la antigüedad se erigía una abadía benedictina. El templo es de estilo románico, por lo que austeridad del interior se combina magistralmente con la elegancia y esbeltez del estilo gótico que también está presente en el templo.






catedral de Saint Sacerdos

abadía benedictina

En la misma plaza de la catedral se encuentra la Maison de la boétie, un bonito edificio de estilo renacentista italiano (XVI) en el que vivió el escritor y poeta Étienne de la Boétie.

Maison de la boétie

Seguimos callejeando por las calles medievales de Sarlat la Canéda, las cuales están repletas de tiendecitas que venden productos típicos del Périgord (la trufa negra, el foie gras, setas…), hasta llegar a la Plaza de la Liberté.

Plaza de la Liberté

En ella se encuentra la antigua iglesia de Santa María (Église Sainte-Marie), que tras muchos años en desuso actualmente sirve como mercado cubierto.

Église Sainte-Marie

Junto al mercado se encuentra la Manoir de Gisson, uno de los edificios mejor conservados de la Edad media (XIII). En esta casa vivió la familia de Gisson, y hoy en día abre sus puertas como sala-museo. 

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.