RUTA EN COCHE POR LA AQUITANIA (1 de 4)

Toulouse y Burdeos.

Aprovechando que teníamos 4 días libres, cogimos el coche y pusimos rumbo a la región de la Aquitania.


Aquitania

No sin antes hacer una parada obligatoria en Toulouse. El por qué: un magnífico restaurante en el que hacen unas hamburguesas que son para morirse de buenas “Fil A la Une“. En una escapada por el Sur de Francia que hicimos unos años atrás, por casualidad dimos con este lugar y siempre dijimos que volveríamos. Así que, ¡promesa cumplida! :)



Fil A la Une

Para bajar un poco la comida, y antes de seguir con nuestro periplo hasta Burdeos, dimos un paseo por el corazón de la ciudad de Toulouse: La Place du Capitole. Una gran explanada que sirve de antesala del Capitole, el edificio que da nombre a la plaza. El Capitole alberga a la vez la sede del Ayuntamiento de la ciudad y el Teatro del Capitole. Justo en frente, encontramos unos soportales en los que el pintor Raymond Moretti realizó una serie de pinturas en el techo representando diferentes momentos o particularidades de la historia de Toulouse.







La Place du Capitole


Seguimos nuestro paseo por Toulouse a través de la Rue du Taur, hasta llegar a la basílica de St. Sernin (siglo XI – XII). St. Sernin es una de las iglesias románicas más grandes del sur de Francia de la que destaca su torre exterior, fácilmente divisable des del centro de la ciudad. Su interior es austero y sin apenas ornamentación, por lo que la visita acaba resultado sin pena ni gloria.


basílica de St. Serniinterior basílica de St. Serni

Finalizamos nuestro breve recorrido por Toulouse callejeando por varias de sus calles peatonales de carácter comercial e impregnándonos del encanto que desprende esta maravillosa ciudad.

Casco antiguo Toulouse

Seguimos con nuestro Road Trip, y después de casi 3 horas de coche, llegamos a Burdeos, también conocida como la Puerta de la Luna, por la forma de media luna que tiene el río Garona a su paso por la ciudad.

Después de aparcar el coche, nos dirigimos, maletas en mano, al hotel donde nos alojaríamos: 22 Bordeaux.



22 Bordeaux

Una Boutique con muchísimo encanto, a 10 minutos de la place Gambetta, con una habitación de ensueño. Cuenta con una piscina, la cual debido al tiempo no pudimos disfrutar, y un salón en el que se sirve un magnífico desayuno: bollería recién hecha, mención especial al pan (mmm… se nos hace la boca agua), cereales, yogur, mermelada casera, embutidos…

Como solo disponíamos de un día y medio para visita a Burdeos, evidentemente nos centramos en visitar lo fundamental. Destacar que Burdeos puede visitarse fácilmente a pie puesto que las distancias nos son muy largas. Eso sí, llevar calzado cómodo ya que la mayoría de callejuelas son adoquinadas.

Lo que nos quedaba de día, que más bien era poco pues pronto anocheció, lo aprovechamos para recorrer la Rue Sainte Catherine, la principal arteria de Burdeos, la cual nos serviría como referencia en todo nuestro recorrido. Una calle de un kilómetro de distancia repletísima de comercios. Casi al inicio de la Rue se encuentra Baillardran, el lugar por antonomasia donde comprar un canelé, un bizcocho cilíndrico bastante duro que a nosotros no nos gustó en demasiado, ¡pero había que probarlo!

canelé

Paseamos hasta llegar a la Place du Parlement, una plaza muy bonita con una arquitectura muy homogénea. Después nos acercamos a la place de Saint Pierre, donde contemplamos desde fuera su iglesia, para finalmente llegar a otra plaza, la place Camille Julian, repleta de terrazas, y donde se halla el Utopia, un cine construido dentro de una antigua iglesia.

Callejeando por Burdeos

Seguimos paseando por la ribera del río, donde habían montado una gran feria, y nos adentramos en el Viejo Burdeos (Vieux Bordeaux), hasta llegar a la Porte Cailhau, puerta de acceso a Burdeos, construida a finales del siglo XV. Después de callejear un buen rato decidimos que ya era hora de regresar al hotel para descansar. ¡El día había sido muy largo!

Porte Cailhau






El segundo día lo iniciamos visitando la Catedral de Saint André y Torre Pey Berland (XII y XV). La Torre del campanario, la cual sorprendentemente no se encuentra junto a la catedral, es un buen lugar desde el cual obtener una buena panorámica de la ciudad. Os recomendamos ir prontito para así poder evitaros las largas colas que se forman para subir hasta arriba. En la misma plaza donde está la catedral se encuentra el Ayuntamiento de Burdeos

Visitando la Catedral de Saint André

Catedral de Saint AndréTorre Pey Berland

Detalles de la Torre Pey BerlandVistas desde Torre Pey Berland


Regresamos a la rue Sainte Catherine y tras recorrer su kilómetro entero llegamos a la Place de la Victoire, donde se haya la Puerta de Aquitania a modo de arco de triunfo. Callejeamos por sus calles, de dominios universitarios, hasta llegar a Marché des Capucins, el mercado de abastos de la ciudad. Seguimos andando y llegamos a la Église Saint Michel. Y de allí nos dirigimos a Cours Victor Hugo, donde encontramos unos de los emblemas de Burdeos, la Grosse Cloche o gran campana, un campanario del siglo XV.

Puerta de Aquitania

Église Saint Michel.

Iglesia Grosse ClocheGrosse Cloche

Seguimos la visita en dirección al río Garona hasta toparnos con la magnífica Place de la Bourse. Esta plaza es la más importante de la ciudad. Y en ella, pueden verse las Fuente de las Tres Gracias, que en teoría echan vapor de agua, y en el agua del suelo, se reflejan los edificios de la plaza; no obstante cuando nosotros visitamos la plaza las fuentes no estaban en funcionamiento, por lo que no pudimos captar la instantánea tan bucólica que se comenta en las guías de viajes.

Place de la BourseFuente de las Tres Gracias

En la Place de la Bourse se encuentra el antiguo Palacio de la Bolsa (en la actualidad, la Cámara de Comercio), y la Aduana (en la actualidad alberga el Museo Nacional de Aduanas).

Y con esto dimos el día por finalizado poniendo rumbo a nuestro próximo destino: Saint Emilion, del que hablaremos en nuestra siguiente entrada.




Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.