EXCURSIONES DESDE DUBLÍN

Qué ver cerca de Dublín.

Durante nuestra estancia de 3 días en Dublín, destinamos una de las jornadas a visitar el castillo Blarney, la ciudad de Cork y Rock of Cashel.

Contratamos la excursión en la oficina de turismo de 
St. Andrew’s Church, Suffolk Street. El autobús, muy confortable y moderno, nos recogió a las 6 am enfrente de la estatua de Molly Malone.

El día, como no podía ser de otro modo, amaneció gris y lluviosos (muuuuuy lluvioso), y el autocar puso rumbo a Rock of Cashel, en el condado de Tipperary. Esta imponente catedral celta se alza sobre la ciudad de Cashel desde un montículo de caliza, con una altura de aproximadamente 200 pies (61 metros). 


Rock of Cashel

Destaca de Rock of Cashel, la Sala de los Vicarios y la capilla de Cormac, donde se encuentra el mural románico más antiguo de Irlanda.

A continuación, pusimos rumbo al castillo Blarney. Este impresionante castillo medieval alberga en la cima de torre (y custodiado por vigilantes) la fascinante piedra Blarney. Según la leyenda, quien bese a la piedra obtendrá el "don del parloteo" o el famoso talento para la elocuencia que poseen los irlandeses. Nosotros no la besamos, llovía a cantaros y la piedra se encuentra en una zona no porticada. 



castillo Blarney

Jardines castillo Blarney

La visita al castillo os llevará relativamente poco tiempo, quizá unos 30 minutos, no obstante, vale la pena invertir tiempo en recorrer sus jardines adyacentes. En la entrada al recinto os entregarán un mapa con diferentes recorridos y puntos de interés a visitar: Druid's Circle, Witch's Cave y las Wishing Steps. En sus inmediateces también encontraréis la Blarney House, una mansión reformada en 1874 en estilo señorial escocés residencia de la familia Colthurst desde el siglo XV, en la que actualmente reside la familia. 


piedra Blarney

Blarney House

Y para finalizar el día, del castillo Blarney pusimos rumbo a la ciudad de Cork City, donde dispusimos de aproximadamente una hora para visitar la ciudad, tiempo más que justo para comer algo rápido, visitar la Catedral de tres agujas de San Fin Barre y dejarnos perder por sus callejuelas. Aunque dispusimos de poco tiempo, Cork es una ciudad pequeña y recogida, por lo que pudimos hacernos una idea muy realista de esta encantadora ciudad.


Cork City

Catedral de tres agujas de San Fin Barre

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.