FIN DE SEMANA EN ALQUÉZAR

Un fin de semana en Alquézar, una villa medieval.

Alquézar es un municipio de la comarca Somontano de Barbastro, en la Provincia de Huesca (Aragón).



La villa de Alquézar, declarada Conjunto Histórico Artístico, es un rincón mágico, que parece sacado de un cuento de hadas y que os transportará directamente al medievo. Localizada en el último tramo del cañón del río Vero, la atmósfera que envuelve a Alquézar y su luz os proporcionarán una estancia única y repleta de pequeños detalles que iréis descubriendo a medida que se recorren sus estrechas callejuelas.




Entre montañas pertenecientes a la Sierra de Guara se alza el castillo-colegiata de Santa María la Mayor, presidiendo Alquézar y pavoneando todavía su majestuosidad de tiempos pasados.


La Colegiata

La Colegiata de Santa María la Mayor es una colegiata-castillo con orígenes de fortaleza, construida en el siglo IX por Jalaif ibn Rasid para frenar a los reinos cristianos del norte. La visita a La Colegiata es guiada y tiene un precio por persona de 2,5€.




Durante la visita pasearéis por su claustro románico trapezoidal observando los múltiples frescos que todavía se conservan y descubriendo sorprendentes historias que las pinturas albergan. Finalizaréis el recorrido en la iglesia con un retablo recientemente restaurado y con un órgano que impresiona por sus dimensiones.



La Ruta de las Pasarelas

La villa de Alquézar ofrece múltiples alternativas a los amantes de la naturaleza y los deportes de aventura: espeleología, escalada, excursiones a caballo o en bicicleta...

Nosotros nos decantamos por realizar la Ruta de las Pasarelas de aproximadamente 2 horas de duración. La dificultad es baja, con un desnivel acumulado de 300m. El punto de partida lo encontraréis frente al Ayuntamiento.


Al iniciar el camino, pronto divisaréis las primeras pasarelas de madera, muy bien acondicionadas para evitar deslizadas, que bajan entre la Peña Castibián, a la izquierda, y los Muros de la Colegiata, a la derecha. Un total de siete tramos de pasarelas facilitan el descenso hasta el río Vero.


Al llegar al lecho del Vero, merece ser visitada la Cueva de Picamartillo, situada en el margen izquierda del río, frente a la desembocadura del Barrando de la Fuente. El camino prosigue río abajo, a través de una espectacular pasarela metálica instalada en la pared rocosa. Más tarde encontraremos la vieja presa y, tras recorrer un nuevo tramo de pasarelas metálicas, la antigua central hidroeléctrica de Alquézar.
  

Desde aquí, el camino se aparta del río para serpentear entre antiguos olivares hasta dar con el camino que lleva de nuevo al pueblo de Alquézar. 


Casa Alodia

Y para descansar de una jornada repleta de sorpresas nada mejor que el hotel rural casa Alodia. Una casa maravillosa con una estancia espectacular.



Nosotros nos alojamos en el edificio Arrabal. Y la habitación que escogimos fue la habitación Encina, con altillo y terraza. Realmente encantadora y repleta de detalles, lo mejor de esta habitación fue sin lugar a dudas las impresionantes vistas a la Colegiata, de noche toda iluminada era espectacular.



La habitación está distribuida en dos niveles; la planta baja en la que se encuentra la sala de estar con un sofá digno de una reina, el cuarto de baño con una amplia ducha de piedra y una maravillosa terraza en la que deleitarse con un desayuno riquísimo. En la planta superior se encuentra el dormitorio con una gran cama en la que perderse.



Porque como decía Sir Walter Scott "Descansar demasiado es oxigenarse". 






Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.