EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN NAZI DE SACHSENHAUSEN

Campo de concentración Nazi.

Uno de los campos de concentración más conocidos en Alemania es el campo de concentración de Sachsenhausen, ya que se encuentra muy cerca de Berlín (concretamente en Oranienburg, a una hora en tren del centro de Berlín) y se conserva en muy buen estado.

Campo de concentración Nazi

La experiencia de visitar un campo de concentración de cualquier tipo no es una experiencia agradable ni divertida, pero forma parte de nuestra historia y muestra hasta dónde es capaz de llegar el ser humano. Es por ello que en Alemania se conservan muchos de los campos de la época nazi en forma de museos, para el recuerdo de los afectados y concienciar a la sociedad actual.

Arbeit macht frei
                                                  "Arbeit macht frei" - El trabajo hace libre

Este campo de concentración nazi fue construido en 1936 para recluir a decenas de miles de personas (acabaron pasando por él 140.000) y se calcula que fueron exterminadas 30.000. Principalmente ideado como un campo de concentración para prisioneros políticos, acabó siendo campo de exterminio para todo tipo de personas: judíos, gitanos, prisioneros de guerra, homosexuales... En sus inicios los presos realizaban todo tipo de trabajos forzados, relacionados con la fabricación de armamento para la guerra. También se desempeñaron sobre ellos experimentos médicos, cuyos relatos son extremadamente desgarradores.

Recinto Sachsenhausen


Barracones Sachsenhausen

A día de hoy se conservan algunas de las edificaciones originales, muchas de las cuales ahora funcionan como museos en recuerdo de las víctimas y sus historias. Las edificaciones más impactantes son todas las relacionadas con el exterminio y fusilamiento de personas, como los crematorios, de los que aún se conservan los cimientos. También son realmente perturbadoras las instalaciones médicas que se utilizaron en la experimentación sobre personas.

Museo SachsenhausenRetretes Sachsenhausen

Sala médica SachsenhausenUrinarios Sachsenhausen

Sachsenhausen fusilamientoCrematorios Sachsenhausen

Uno de los ejemplos más claros de trabajo forzado en el campo fue la experimentación en calzado de guerra. En la zona central del campo aún se conserva un tramo formado por diferentes tipos de pavimentos, por los cuales se obligaba a correr durante todo el día (35-40 km) a los presos para comprobar el desgaste que sufría el calzado fabricado para los soldados nazis.

Zonas de trabajo de Sachsenhausen

Tras la guerra y la liberación del campo en 1945, este continuó funcionando (e incluso se construyeron más barracones) ahora en manos de los soviéticos para recluir a presos políticos, militares y otras personas pertenecientes al III Reich. Muchos de ellos acabaron muriendo de malnutrición y enfermedades, ya que también fueron retenidos en condiciones inhumanas.

Barracones soviéticos Sachsenhausen

El campo tiene numerosos recuerdos de las víctimas y tropas soviéticas, que fueron las que liberaron el campo. La mejor muestra de ello es el gran obelisco alzado en 1961, que recuerda la liberación soviética con la estatua de un soldado y dos presos siendo liberados.

Monumento soviético Sachsenhausen


Retratos SachsenhausenMonumento a las víctimas de Sachsenhausen


Tanto la entrada al recinto como la audio guía (disponible en castellano) son totalmente gratuitas. Os recomendamos encarecidamente el uso de la audio guía, que narra en orden y con todo detalle la historia de este campo de concentración y sus víctimas. Y también os recomendamos que no vayáis con prisa, la visita bien merece disponer de todo un día para contemplar con detalle la gran barbarie humana que allí se vivió.

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.