EL CASTILLO DE CARDONA Y LAS MINAS DE SAL

Cardona y su castillo.

En nuestro fin de semana en Cardona nos alojamos en un pueblecito muy pequeño a tan solos 10 minutos en coche de Cardona: La Coromina.

La Premsa fue la acogedora casa rural en las que nos alojamos. Y La Manya la habitación escogida. Como curiosidad comentar que todas las habitaciones de La Prensa tienen nombre de diferentes variedades de Olivas, como homenaje a los origines de la casa, puesto que a principios del siglo pasado y hasta 1980 este espacio funcionó como prensa de producción de aceite.

La habitación era muy espaciosa y confortable. Contaba con un baño completo con bañera y todas las comodidades necesarias para disfrutar de la estancia. Destacar el desayuno que nos prepararon. Productos de la tierra, embutidos, pan recién hecho, zumo acabado de exprimir y algo de bollería para endulzar la mañana.


Castillo de Cardona

Cardona
Nuestra primera parada fue el Castillo de Cardona. Construido sobre una montaña des la cual se divisa toda la cuenca del Cardener, el castillo de Cardona fue des del siglo X hasta el siglo XV el núcleo residencial de los señores de Cardona. Las vistas desde lo alto del torreón de vigilancia y según cuenta la leyenda lugar de encarcelamiento de la hija del vizconde, son espectaculares. Tuvimos la suerte de visitarla en un día totalmente despejado.


Criptas Cardona
Nosotros nos decidimos por realizar una visita guiada, y la verdad es que mereció mucho la pena. El castillo de Cardona constituye un excelente complejo de fortificación militar. Respecto a la canónica de San Vicente, hay que decir que es una obra unitaria del siglo XI, consagrada entre los años 1029 y 1040. Es un magnífico ejemplar románico en el que destacan varias tumbas y panteones, como la del duque Fernando I y el conde Joan Ramon Folc I.




A la mañana siguiente, la dueña de La Prensa nos recomendó acercarnos a Cardona porque había mercado, y pese a que ya habíamos estado paseando por su casco antiguo la noche anterior buscando un lugar donde cenar, volvimos a recorrer sus calles. Había multitud de gente paseando y la plaza del centro estaba repleta de puestecitos que vendían todo tipo de productos: alimentos, ropa y calzado, libros…


Interior castillo Cardona





Ya entrada la mañana nos dirigimos a las Minas de Sal. Toda una experiencia. Un trenecito nos acercó a la entrada de la mina Nieves en el Valle Salino, ya que es necesario descender a un profundidad de 86 metros. Para entrar es obligatorio ponerse el casco de minero. Un guía nos fue conduciendo y explicando todos los entresijos de la mina. Recorrimos aproximadamente unos 500 metros de galería donde contemplamos espectaculares estalactitas y estalagmitas, así como las diferentes vetas de sales: sódicas, potásicas y magnésicas.


Mina de sal Cardona visita

Mina de sal Cardona

Interior Mina de sal Cardona

Esta prohibido realizar fotografías puesto que el flash acelera el deshielo, pero hay un punto de la visita (una especie de Capilla Sixtina dentro de la mina) en la que sí que está permitido realizar todas las fotos que se quiera.


Túneles Mina de sal Cardona

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.