BESALÚ Y RUPIT. DOS VILLAS MEDIEVALES


Hoy os explicamos una escapada de un solo día de duración. Un típico sube y baja para que nuestra economía no sufra mucho.

Empezamos nuestro día visitando la maravillosa villa romana de Besalú, ubicada en La Garrotxa, provincia de Girona. Su atractivo más conocido y fotografiado es sin lugar a dudas el puente viejo: un puente románico reconstruido varias veces  a lo largo de los años, que se alza sobre el río Fluvià y se convierte así en el acceso perfecto al casco antiguo del pueblo.



En 1966, Besalú fue declarado "Conjunto Histórico-Artístico Nacional" por su gran valor arquitectónico. La Capilla de Santa Maria del Castell, la iglesia, el monasterio… son algunos de los atractivos a visitar en este pueblecito repleto de encanto, en el que pasear por sus calles es un auténtico gustazo.



Continuamos nuestra salida hacia Rupit. Rupit es un municipio de la provincia de Barcelona situado al noreste de la comarca de Osona y al este de la Sierra de Cabrera. Es sin lugar a duda,  uno de los pueblecitos con más encanto de toda Catalunya.

Las calles y casas de Rupit, algunas de ellas datadas de los siglos XVI y XVII, otorgan a la villa un  aspecto ancestral, de pueblo con historia y en el que la globalización parece haber olvidado, por suerte, de irrumpir en él.



El puente de madera, el castillo, la ferrería e incluso algo tan común como sus banquitos bien merecen la pena. Pasear respirando tranquilidad, calma y silencio es un lujo accesible a muy poquitos kilómetros de Barcelona.



Como apunte destacar que nosotros comimos en el restaurante que hay en lo alto de la montaña, al cual se accede después de subir unos cuantos “muchos” escalones. Su localización lo hace especialmente atractivo, pero debemos reconocer que la comida no estuvo a la altura de lo esperado.

Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.