HUANG SHAN, LAS MONTAÑAS AMARILLAS DE CHINA

HuangShan, China.

Comenzamos las entradas de viajes al extranjero, con uno de los paraísos naturales más impresionante y al mismo tiempo desconocido en el mundo. Se trata de Huang Shan (黄山), las Montañas Amarillas de China. 

HuangShan, China

Estas montañas están situadas al sur de la provincia china de Anhui, formando una gran área montañosa  extremadamente peculiar puestp que los picos son estrechos, altos y muy erosionados, lejos de la habitual orografía de una montaña. Podría decirse que guarda una gran similitud con la Montaña de Montserrat, debido al tipo de roca y a la erosión que han sufrido.


Vistas HuangShan, China




Desde 1990 las Montañas Amarillas son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Estas montañas albergan una gran fauna y flora salvaje, como ciertas especies de monos que, con un poco de suerte, se pueden cruzar en tu camino. La zona está plagada de fuentes naturales de agua, formando cascadas y ríos que hacen aflorar la vida y te regalan un paisaje perfecto.


Cascadas HuangShan

Lago HuangShan

Pero las Montañas Amarillas no son sólo conocidas en China por su majestuosa belleza y magnitud, si no también por el experiencia tan espectacular que supone vivir un amanecer desde lo alto de alguno de los picos, que llegan a superar los 1.800 metros de altitud. La aventura consiste en subir hasta lo alto, hacer noche allí (existen multitud de albergues y hoteles en lo alto) para levantarse a las 3:00-4:00h de la madrugada y disfrutar del amanecer desde alguno de los muchos miradores habilitados. A 1.800 metros de altura las nubes se pueden tocar, y esa mezcla de amanecer entre niebla es un espectáculo único en el mundo.


黄山

黄山 HuangShan

HuangShan 黄山

Atardecer HuangShan

Selva HuangShan

Llegar hasta las Montañas Amarillas no es fácil, pese a que nuestro punto de partida sea alguna gran urbe. El trayecto en autocar dura unas 8 horas, y desde el inicio del viaje hasta su fin  todas las indicaciones que encontramos en la zona estaban únicamente en chino. La gente no habla inglés, por lo que es recomendable informarse bien antes de emprender el viaje: el trayecto, los pasos a seguir para llegar hasta los pies de la montaña, etc. Os aconsejamos acudir a algunos de los guías que hay por la zona, ofrecen sus servicios a un módico precio. Tienen un nivel de inglés excepcional, y te ofrecerán todo tipo de servicios para que no os compliquéis la existencia: comidas, alojamiento, transporte, tickets, mapas y todo tipo de información.


Autocar a HuangShan

Indicaciones HuangShan

Hablemos más de las montañas. Como puede verse en el mapa, la zona es gigantesca. Toda la superficie montañosa conforma un parque turístico repleto de rutas con senderos, escaleras y pasarelas colgantes, que nos permiten ir de un pico a otro. Son varios kilómetros los que tenemos por delante para poder recorrer todo el entramado.


Mapa HuangShan




Para recorrer el parque es necesario subir desde alguna de las poblaciones cercanas (donde seguramente nos deje el autocar). Nosotros iniciamos la visita en Tangkou, un humilde pueblo que vive exclusivamente de ofrecer servicios a los turistas que se acercan a la zona. Desde ahí tienes la posibilidad de subir hasta un punto bastante elevado mediante bus y teleférico o hacer todo este trayecto caminando a través del parque (cuenta con innumerables puntos de acceso). Todo buen aventurero no rechazará la opción de recorrer a pie todo el trayecto y disfrutar así al 100% de la zona, con lo que subimos miles de escaleras. Os lo recomendamos.


Tangkou

Montañas Amarillas

Cascada Montañas Amarillas

Yellow Mountain

Yellow Mountain China

Todos los suministros que hay en los hoteles y tiendas en lo alto de la montaña (que dicho sea de paso, son pocos y están perfectamente integrados en el entorno natural) llegan gracias a unos trabajadores que se encargan de subir todo por las escaleras. Y al bajar no suelen ir de balde ya que se encargan de cargar la basura, nada va en los teleféricos. Es una de las imágenes más impactantes de la visita. En nuestro país posiblemente esto parezca más una esclavitud que un trabajo.


Trabajadores HuangShan

Una vez arriba, las vistas hablan por sí solas. Como puede verse en las imágenes, los caminos son espectaculares, no aptos para gente que sufra vértigo. Todo está construido intentando alterar lo mínimo posible el entorno.


Miradores HuangShan

Escaleras HuangShan

Panorámica HuangShan

Como todo en China, la entrada no es gratuita, pero debido a la diferencia de valor entre monedas, los tickets necesarios para la visita (varían en función de desde dónde empecemos) no llegan a superar nunca los 15-20 €. Todo lo demás (hoteles, restaurantes, etc) es bastante más caro que en cualquier ciudad china, pero sigue siendo económico para el turista occidental.


Pedrusco HuangShan

Vistas preciosas HuangShan

A destacar algunas de las anécdotas del viaje: al ser una zona tan poco conocida para el extranjero, durante dos días de visita solo nos cruzamos con una familia australiana. Los occidentales no llegan a esta zona, y por eso causó furor nuestra presencia. Es muy habitual que te paren para hacerse fotos contigo, preguntarte de dónde eres, y saltar de alegría. Puede que para más de uno sea el primer occidental que hayan visto en persona.


Amanecer HuangShan






Compartir entrada:

Acerca del autor

Sílvia: apasionada de la literatura y el arte (¡y coleccionista de zapatos!), y una de mis cualidades es la escritura, que en dosmaletas se ve reflejada en cada uno de los post.
Rubén: entusiasta de la fotografía y las nuevas tecnologías por lo que mi cámara reflex siempre me acompaña para capturar instantes y dar vida a las entradas de Sílvia. Coleccionista de gorras militares.